¿Conocíais el “beso de Singapur?”

¿Conocíais el “beso de Singapur?”

Siempre nos cuestionamos las mismas cosas en lo que a sexo se refiere: “¿qué podemos hacer para mejorar nuestra vida sexual?”… A esta pregunta siempre solemos dar las mismas respuestas: “podemos ampliar los preliminares; podemos probar alternativas al sexo que practicamos habitualmente como pueden ser el sexo oral o anal; podemos introducir juguetes eróticos en nuestra relación; podemos disfrazarnos de algún personaje que nos excite y acoger un rol diferente al nuestro… “. Todas estas son respuestas que solemos dar a esa gran pregunta. Pero desde Escorts2000 os queremos mostrar una “nueva” alternativa; decimos nueva a pesar de que se trata de una tradición milenaria que no es muy conocida por la gente.

Se trata de “El Beso de Singapur”, también conocido como Pompoir. Es una técnica sexual que consiste en la utilización de la vagina de la mujer para estimular el pene del hombre. Se trata de que la vagina de la mujer succione el pene. De ahí su nombre Pompoir, que en francés significaría “chupadora”. La vagina, produce una sensación similar a la de la boca cuando practicamos sexo oral. En lugar de ser movimientos de embestida o de simular que estamos cabalgando, consiste en que la otra persona esté quieta para que ella utilice el músculo pubocoxígeo para estimular la erección masculina. Estos movimientos de la vagina producen orgasmos más intensos tanto para él como para ella.

No es una técnica muy sencilla, aunque hay mujeres que nacen con esta habilidad natural de realizar ese tipo de movimientos musculares con la vagina, y otras muchas precisan de entrenamiento para poder conseguirlo.

Anteriormente hemos comentado que se trataba de una tradición milenaria. Pues así es, ya que esta tradición nació en la India hace más de 3000 años, y de ahí se extendió a otros países como Tailandia o Japón. Parte de la educación de algunas geishas, así como la de las Devadasis indias, consiste en desarrollar esta técnica. La fijación de algunas celebridades por las prácticas sexuales orientales como es el sexo tántrico, han devuelto al Pompoir o Beso de Singapur a la actualidad.

La postura ideal para practicar esta técnica, sería en la que la mujer está encima del hombre, pues va a ser ella la que marque el ritmo y la intensidad del encuentro sexual. También puede hacerse de lado, pero es más complicado. El hombre tiene que estar en una posición absolutamente pasiva y la vagina, debe estar dilatada y humedecida para facilitar los movimientos. Por un lado, esta técnica permite al hombre tener orgasmos más intensos  y duraderos, pero por otro lado provoca que la mujer experimente diferentes tipos de orgasmos, como pueden ser  el vaginal, el del clítoris o el del útero. A veces, la contracción de la vagina se produce de manera natural cuando una mujer experimenta el orgasmo.

Hay técnicas que nos permiten poner en práctica el Beso de Singapur en menos de cinco meses, siempre y cuando realicemos un entrenamiento diario. Los ejercicios que debemos realizar son los relacionados con el control de los músculos pélvicos (los mismos que evitan que la orina se escape): contracciones, apretar, empujar y otros movimientos realizados de forma consciente, cuentan como parte del entrenamiento. Actualmente, esta serie de ejercicios que tienen el objetivo de reforzar el suelo pélvico, se indican para las mujeres que sufren pérdidas de orina o para facilitar el parto, pero también pueden ayudar a reforzar la vagina. Suelen basarse en mantener la contracción durante todos los segundos que sea posible. También son denominados como los ejercicios de Kegel, y pueden reforzarse a través de los conos vaginales, bolas chinas, o a través del propio pene de la pareja. Sin embargo, la mala práctica de estos ejercicios, pueden agravar los problemas de incontinencia o provocar un prolapso.

Así que ya sabéis otra manera más de disfrutar del sexo…¡animaros a probarla!

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)