Día duro de trabajo Noche de club

Día duro de trabajo Noche de club

Así fue el día duro de trabajo Noche de club. Día duro, trabajando todo el día bajo presión. Mi jefe me ha dado el día. No  he podido dejar de respirar en toda la larga jornada de trabajo. Los problemas se multiplicaban y los culpables de ello éramos Raquel y yo.  Hemos terminado la jornada con  dos horas más  de lo normal, horas que no nos las computan como extras sino compensadas por días de baja producción. Hoy, siendo sinceros, es un día de los que a lo que profesionalmente se refiere debes borrar de tu mente y sentir que nunca existió. Día duro de trabajo Noche de club - Escort en Escorts2000

Al salir de trabajar, Raquel y yo nos hemos ido a cenar unas hamburguesas. No hemos podido dejar de hablar del día que nos ha rodeado. En varias ocasiones Raquel se ha echado a llorar y he tenido que consolar sus lágrimas. En uno de esos abrazos consoladores, me he lanzado a besarla y ella ha seguido mi beso como que de su pareja se tratase. Cuando ha sido consciente del hecho, se ha separado diciéndome y reprochándome.

Ya era tarde. El mal día y el morbo que provoca Raquel en mí, el beso y el momento, han sido suficiente para sacar mi interior más primitivo.  Ella me ha dado su negativa y he respetado su decisión como mujer y como pareja a un hombre comprometido con su lealtad y fidelidad.

Mi excitación tocaba techo y he decidido  acercarme a un club, para saciar mi hambre más primitivo. Nada más entrar he visto una mujer que me miraba como si de amor a primera vista se tratase. Me he acercado a ella y he iniciado una fluida conversación. Le he sacado dos copas, a la vez que pedía las mías y en eso momentos  sentía haberme enamorado. Al cabo de un rato, me ha invitado a ir con ella a la habitación e inocente de mi, he aceptado. Me he sentido como cuando ligas en una discoteca.

Justo antes de entrar en la habitación, me han pedido el dinero, nada mas que 350€. Mi asombro ha pedido detalles sobre la cuota a pagar y me la han explicado con detalle. Dos copas mías a 15 Euros, dos copas de la chica a 35€ y 150 € el servicio. No tenía dinero para todo, y no me ha quedado otra que pagar las copas y salir de allí. Ahora estoy en casa escribiendo y pensando que ha sido un día para olvidar.

 

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)