El proceso del orgasmo femenino

El proceso del orgasmo femenino

El orgasmo masculino es mucho más fácil de detectar, pero el proceso del orgasmo femenino muchas veces es fingido. Estudios científicos aseguran que 3 o 4 mujeres de cada 10 nunca llegan al orgasmo y esto requiere tratamiento porque el orgasmo es importante para satisfacer el placer sexual femenino. El proceso del orgasmo femenino se ve involucrado por varios procesos, tales como la excitación y la resolución del mismo.

Excitación
Cuando el orgasmo llega en la fase de excitación el clítoris aumenta de tamaño, los labios menores y la vagina, además de los músculos que la rodean, incluso el agrandamiento del tamaño del útero se producen en esta fase que puede durar desde minutos, hasta varias horas. Durante la misma, los pezones suelen endurecerse al tiempo que el pecho se agranda y las paredes vaginales segregan más flujo. Hasta el esfínter anal es susceptible de súbitas contracciones, que bien pueden repetirse o postergarse hasta el orgasmo en sí. Y todo esto sucede, básicamente, porque nuestro sistema nervioso autónomo ha aumentado la presión sanguínea, incrementando su flujo hacia los tejidos corporales así lo asegura una chica escorts navarra.

El clítoris se convierte en nuestro órgano más sensible y las glándulas de Bartolini, también conocidas como glándulas vestibulares mayores –situadas a ambos lados de la apertura vaginal– producen más lubricación. Un tercio de los tejidos de la vagina se hinchan, pero su diámetro de entrada se reduce a causa de la tensión del músculo pubocoxígeo. Como hemos expresado en muchas ocasiones, el entrenamiento de este músculo es esencial para el control e intensificación de los orgasmos, además de otras ventajas que aportan para nuestra salud –no solo sexual–. Los ejercicios de suelo pélvico nos ayudan precisamente a tensionarse de manera que también controlamos la apertura de la vagina (de hecho, hay mujeres que pueden variar el diámetro de una forma constante y a una velocidad vertiginosa).
Esta es la fase de máxima excitación, a la que Johnson y Masters también denominaron “plataforma”; el lanzamiento de nuestras sensaciones que alcanzarán un estadio máximo, como punto de no retorno o momento inequívoco del advenimiento del clímax.

El orgasmo femenino

Poco a poco, las sensaciones del estado orgásmico van desapareciendo y se perciben sólo suaves ondas o vibraciones. El Proceso del orgasmo concluye cuando después de conseguir el orgasmo, el cuerpo se calma y la conciencia mental se recupera.

Normalmente, el hombre alcanza orgasmo más rápido que una mujer y el proceso del orgasmo femenino suele ser un poco más complicado. Al conocer cómo es el proceso del orgasmo, él puede conocer en qué fase controlar a voluntad la eyaculación.

La sensación del orgasmo varía tremendamente en las mujeres. Y no nos referimos a los diferentes tipos de orgasmo, sino a que dentro de una forma, e inclusive en la misma mujer, se siente de manera distinta dependiendo del momento.

Pocas cosas se pueden decir de esta fase de forma general, salvo que en la mayoría de los casos se produce un incremento de la lubricación y de la tensión de las paredes vaginales.

Resolución
Si las sensaciones en la fase del orgasmo son esencialmente distintas, la resolución es exclusivamente diferente entre las mujeres. Puede que no lo creáis, pero todas lo sabemos aunque, a veces, no lo comprendamos. ¿Sois de esas mujeres que solo alcanzan el clímax mediante el masaje de clítoris? ¿Habéis experimentado orgasmos encadenados con la penetración? ¿Hay una persona con la que podéis llegar, pero con el resto es imposible?

La fase de resolución o post-orgásmica es aquella en la que nuestros músculos se relajan y la presión sanguínea decae. La somnolencia sensación de placer no es patrimonio masculino, nosotras también la sentimos. Es decir, también tenemos un periodo refractario. Sin embargo, aunque algunas o en algunos momentos, la estimulación clitoriana, vaginal, del Punto G o cualesquiera que se intenten no funcionen, no produzcan excitación, lo cierto es que poseemos la capacidad de alcanzar el clímax repetidamente en cortos fragmentos de tiempo tras cada orgasmo.

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)