Escort con fetiches: Las parafilias de un cliente

Soy una escort con fetiches

Hace unos días me contactó un cliente a través de una pagina en la que suelo anunciarme con el titulo de “escort con fetiches en Sevilla”  preguntándome acerca de los servicios que ofrecía y preguntándome si era una escort universitaria y hasta donde era capaz de llegar con ellos, yo un poco curiosa sobre su pregunta le respondí con una frase muy política, le dije “El limite de lo que hagamos en la cama lo pones tu”, el cliente muy contento me dijo que le había tomado unas semanas encontrar una escort en Sevilla tan decidida y que le llamó la atención mi anuncio por que decir “Escorts con fetiches”.

El señor, comenzó a preguntarme acerca de mis fantasías y sobre las cosas más extremas que llegue a hacer con un cliente de sevilla en la cama, le comenté que tuve la oportunidad de iniciar a varios clientes en el excitante mundo del BDSM. Luego de haber hablado por no menos de 1 hora, decidimos quedar para el día siguiente a las 18h en un hotel a las afueras de Sevilla.

Yo decidí ir un poco antes al hotel y familiarizarme con la zona, al cabo de unos 40 minutos de haber llegado al hotel, me contacta el señor que me había llamado el día anterior, su nombre era Carlos, era un señor corpulento de cabello blanco, debía tener entre 55-60 años de edad. Carlos me llevo al del hotel a cenar algo y a tomar un par de tragos y me contaba sobre su estadía en Sevilla y como fue que me encontró en la web.

Los tragos llevaron de una cosa a otra y fuimos directamente al lió, comencé con suaves caricias, le comencé a tocar todo el cuerpo mientras dejaba la marca de mis labios en su cuellos, le dije que sentara en un silla y comencé a bailar para él. Carlos ya estaba bastante emocionado y excitado y comenzó a quitarse la ropa, comencé a darle masajes y recorrer su cuerpo con mi lengua, el sólo decía que continuara haciéndolo, que últimamente le cuesta un poco ponerse firme.

Cuando estaba listo le dije que me penetrara fue así como comenzó a embestirme fuertemente, yo estaba muy excitada y a la vez sorprendida de las cualidades de el señor que prácticamente me triplicaba la edad, cuando Carlos estaba por acabar me dice que me ponga de rodillas por que le encantaría acabarme en el rostro, yo muy obediente hizo lo que me pidió y recibí toda su carga de leche en mi cara, luego con sus manos la cogió y comenzó a esparcirla por mi cara y cuello, fue algo que me encantó.

Carlos me dijo que estaba listo para la siguiente ronda pero me dijo también que sería un poco diferente, que quería algo muy especial que lo ponía a mil, era su fetiche más fuerte, en aquel momento no supe que pensar, me dijo que tocara su polla y comenzara a masturbarlo, me miró fijamente y me dijo que le gustaba muchísimo la lluvia dorada, él quería que le orinara en la cara, quería sentirme y saborearse completamente, no hice nada más que complacer los deseos de mi cliente, como una buena escort con fetiches lo hice dejando su cara y su pecho inundado de mi cálida orina, él cerró los ojos y entro en un completo estado éxtasis y me pidió mucho más, que le diera todo lo que tenia dentro y así fue… Me dijo que cagara en su boca si tenia ganas, pero sinceramente no me animaba hacerlo, lo intenté repetidas veces y aunque lo deseaba enormemente, no podía y yo solamente moría de ganas de verlo extasiado con toda su cara cubierta de orina y los restos del almuerzo.

el señor de cabello blanco me dijo que le había encantado mi cuerpo y que no había follado así con una escorts sevilla desde hace un buen tiempo.

Mi trabajo como escort en sevilla, es algo que me encanta todos los días me encuentro con personas únicas y con gustos sexuales exóticos que me hacer querer experimentar cada vez más, esta vez fue la cropofilia y debo decir que me excitó.

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)