Evitar la eyaculación precoz (solo)

Una persona que sufre de eyaculación precoz no es aquella que logra alcanzar el clímax en 30 segundos, ni al minuto, ni siquiera a los 2 minutos de haber comenzado la relación sexual. La eyaculación precoz es aquella que se produce con una excitación mínima y  cuando el hombre no la desea. Sólo si no puede controlarla ante una estimulación ínfima es cuando podemos decir que hay disfunción sexual. Y únicamente tenemos que admitir que es un problema cuando esto afecte realmente al sexo en pareja. Es entonces cuando debemos buscar trucos para retrasar el orgasmo y evitar la eyaculacion precoz.

La mayoría de los hombres ven la masturbación como una “oportunidad” de llegar al orgasmo rápido, además, generalmente la practican cuando tienen prisa y lo hacen escondidos y encerrados para que nadie los descubra.

Por lo general el cuerpo se mal acostumbra y es por esto que un numero importante de hombres sufre de eyaculación precoz. Cuando estás teniendo una relación sexual y tus niveles de excitación son altos, tu cuerpo reacciona inmediatamente esta excitación al concepto de eyacular, porque está acostumbrado a responder así.

Sin embargo, esto es algo que puede controlarse tomando en cuenta los siguientes puntos:

1. Técnicas de relajación

Cuando vemos a alguien nervioso o enfadado le decimos aquello de “tranquilo, respira”. Esto es porque intuitivamente sabemos que el ritmo de nuestra respiración es muy importante para mantener la calma. Lo más común es respirar honda y pausadamente, pero también puede ser rápida y superficialmente.

La idea es que la erección dure el mayor tiempo posible, mientras conserváis un ritmo respiratorio constante. Por supuesto, una película pornográfica, música o aquello que os excite facilitará (y amenizará) estos ejercicios.

2. Ejercicios de Kegel

El control del músculo pubococcígeo implica directamente la capacidad de retrasar la eyaculación y evitar la eyaculación precoz. Y esto, como ya explicamos en otro artículo, sólo se logra realizando ejercicios de suelo pélvico.

3. Identificar sensaciones con la masturbación

La masturbación es fundamental para ubicar el momento inmediatamente anterior a la eyaculación. Para ello, es tremendamente útil variar el ritmo y frenar justo antes de alcanzar el clímax. Podéis probar apartando la mano y respirando hondo, mientras mantenéis la erección. Cuando notéis que la eyaculación no va a sobrevenir, seguid masturbándoos y volved a frenar cuando llegue el momento.

Estos tres trucos son esenciales. Y si los combinamos, los resultados serán más rápidos y efectivos. Una vez que hayas identificado las sensaciones que os llevan al orgasmo, pasad a practicar con vuestra pareja. Y, por favor, no olvidéis que una parte muy importante es hablar con la mayor claridad posible. Puede ser algo difícil pero contribuirá a que las siguientes estrategias multipliquen su eficacia.

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)