Follé con mi cuñado.

Follé con mi cuñado

El siguiente relato es sobre aquella vez que follé con mi cuñado. La relación que tenia con mi cuñado era una relación totalmente normal, como cualquier con cualquier otro miembro de la familia, sin embargo las cosas comenzaron a cambiar cuando le conté a mi marido que durante 2 años estuve trabajando como escorts sevilla para pagar mi estudios, era una escort universitaria, una joven escorts Sevilla dispuesta a todo. Nunca lo tuve muy clara, siempre noté que mi cuñado me miraba de una forma bastante rara, como si me deseara. Desde hace algún tiempo, casi después de haberle revelado a mi marido parte de mi pasado. Así fue como todo comenzó a darse y así fue como follé con mi cuñado.

Él se sentó junto a mi y comencé a sentir como su mano pasaba por debajo de la mesa y comenzaba a acariciar mis piernas, sus dedos recorran cada centímetro de mis piernas de arriba a abajo como si fuera al ritmo de una balada.

Me encontraba asombrada y seducida por las suaves caricias de mi cuñado, ahí estaba yo de nuevo después de tantos años me estaba sintiendo como una escorts sevilla. Quise terminar con el momento, así que me levanté de la mesa, subí las escaleras y entré en el baño. No había podido creer lo que había pasado allá abajo. Fui directamente al lavabo y comencé a mojar mi cara, mis pupilas estaban dilatadas, mi pulso acelerado y mi vagina húmeda. Así lavé mi rostro y continué echándome agua en el cuello y pecho, acariciándome, imaginándolo ahí conmigo, imaginando que sus manos rozaban mi piel, ardía de deseo por él.

Me senté por un segundo, abrí las piernas y comencé a tocar mi ropa interior húmeda, no daba más de excitación y comencé a masturbarme, lento primero y luego más fuerte… pero alguien golpeó la puerta y no pude terminar. Rápidamente me acomodé la ropa y salí de allí, dando paso a quien pedía entrar.

Mientras estaba pasando por la habitación para bajar a la sala, alguien tapa mi boca, me agarra de atrás y me mete en uno de los cuartos.

Era él, el hermano de mi novio… el hombre que me sujetaba fuertemente por la cintura. Tranquila, nadie sabe que estamos acá, dijo.

En ese momento me agarró y me tiró en la cama, abrió mis piernas y me penetró bien hasta el fondo una y otra vez, fuerte y suave hasta que su caliente semen invadió mi vagina, pude sentir el calor de su néctar que me lleno de placer y pasión provocándose el mejor de mis orgasmos.

Así fue como me sentí como una joven escorts sevilla después de casi 8 años de mis andanzas como una escort en sevilla, siempre recuerdo el día que follé con mi cuñado.

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)