Juegos de vendas con un cliente

Era un simple juegos de vendas que poco a poco fue llevando a momentos más íntimos entre Karina y Eduard, ella era una escorts sevilla de lujo a la que le intrigaban los juegos de vendas, mientras que el era un ejecutivo desconocido a quien ella conoció luego de varios encuentros sexuales en las afueras de sevilla.

Ella miró a su alrededor, preguntándose dónde estaba mientras bebía su copa de champán demasiado rápido pero entonces, sus ojos vislumbran algo que no había visto antes. Se acercó como si estuviera en trance.

La joven escorts en sevilla miraba por encima del hombro a aquel hombre que estaba ajustándose la corbata.

Así comenzaron los juegos de vendas…

“Hola, Eduard” dijo ella.

Ella sintió el calor de él como y la forma en la que él la acechaba. La noche que se conocieron el chico y la escorts sevilla ella no estaba vestida de rojo como solía hacerlo, esta vez llevaba un pequeño vestido negro…

“¿Quieres un tour privado por el lugar?”, le preguntó Eduard a la escort en sevilla.

Dejando a un lado su copa de champán, la chica había pensado que la besarían como suelen hacerlo los demás clientes pero en cambio el misterioso cliente se mantuvo a su lado de forma respetuosa, cogió la mano de ella para iniciar el recorrido a través del lujoso lugar del encuentro en Sevilla. El camino llevaba una habitación aislada. Él había puesto sus manos sobre los hombros antes de susurrar:

“Pero primero tengo que vendar tus ojos.”
“¿Por qué?”, preguntó Karina, la guapa escort.

“Porque quiero que estés completamente privada de sus sentidos antes de comenzar, es así como me gusta.

“Está bien”, dijo la chica, sabiendo que todo el juego sexual era parte de un juego previo que desembocaría a una intensa noche de sexo.

Su buena apariencia y tranquila intensidad la llenaron de pequeñas burbujas de emoción tanto como el champán tenía.

“Date la vuelta lentamente…”

Después de la primera noche, habían desarrollado un ritual sensual. Siempre al mismo lugar, siempre con una venda en los ojos. El período de tiempo entre sus citas, el color de su vestido; éstos aspectos fueron cambiando con el tiempo, pero nunca la deliciosa sensación de sus dedos en su cuello mientras se ataba la venda…

“Cierra los ojos por ahora …” insistió Eduard.

La escorts sevilla, cerró los ojos con impaciencia, y sostuvo su mano. Una cortina gruesa rozó su brazo, haciéndola estremecer, pudo haber sido escalofríos, excitación, miedo o intriga ante lo desconocido. La voz del hombre se detuvo, mientras pasaba sus dedos hacia arriba y abajo de la espalda de la joven escort de sevilla. Dibujó un pequeño círculo en la parte baja de la espalda, ella se calmó por la sensación de sus largos dedos y suspiró, como si deseara cada caricia.

Esto era lo que Karina amaba, la sensación de las manos de aquel hombre que poco conocía, el tacto, y la privación sensorial, el juegos de vendas con su cliente de lujo.

2 Responses to “Juegos de vendas con un cliente”

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)

Trackbacks and Pingbacks:

  1. Juego erótico en el tren | Escorts 2000

    […] El tren se detuvo en la estación terminal, ella se acomodó un poco el vestido y bajó del tren, sin decir una sola palabra, camino hacia el pasillo central de la estación y sabía que él la seguía. Entonces él apresura su paso y la toma suavemente del brazo, y le dice “ven conmigo”, se la lleva, cruza la calle con ella tomada del brazo y caminan unas 3 calles en dirección a un hotel de sevilla. […]

  2. Masturbadores masculinos: el mejor amigo del hombre. | Escorts 2000

    […] es que puedes llevarlo en cualquier parte, incluso en una caja de zapatos. Si una mujer lleva sus juguetes sexuales a donde quiera que va… ¿Por qué no hacerlo nosotros […]