La joven escort de 20 años (Parte 1)

La joven escort de 20 años

Después de haberle dado tantas vueltas ya estaba desesperado necesitaba unas buenas tetas para tocar un coño para follar, así que visité una página de escorts sevilla y llama a una escort llamada Lola, una escort de 20 años.

No sé cuantos tiempo tengo sin follar. Estoy lejos de mi casa, un día sí, y otro también, aunque tengo que agradecer de alguna manera, ya que no tengo apenas relaciones sexuales con mi mujer desde que tuvo una operación, simple sí, pero a partir de ahí su líbido ha desaparecido.

Últimamente siento que necesito el cariño, el roce, el tener a una mujer a mi lado, ¡Soy un hombre! Tengo 37 años y sueño con las chicas de la red, con sus cuerpos jóvenes, perfectos, cuidados, y siempre he querido saber cómo sería hacerlo con una de ellas, esas jovenes escorts que se anuncian en internet.

Tras varios dilemas morales decidí aventurarme, decidí que merecía follar a una escort de sevilla, merecía algo más que quedar con mis compañeros de la oficina para ir a tomar cubatas en el pub del barrio, mi trabajo era la excusa perfecta. Quería cumplir mi sueño, por lo que me apresure a abrir mi ordenador y busqué en internet escorts en sevilla, los cuerpos que veía, lo sugerente de sus textos, su juventud, su predisposición, sus servicios, me puse nervioso, pero me armé de valor y llamé a una de las escorts que encontré. Lola, una escultural española de 20 años, me encantó era llas más guapa entre varias escort de 20 años que vi. La llamé y me sorprendió la su voz voz angelical. Ella notó mi nerviosismo, me tranquilizó, me hizo una serie de preguntas con mucho cariño.

Finalmente quedamos en una cafetería relativamente cerca del centro de sevilla, me duché, me cambié de traje, me volví a afeitar, estaba casi como un colegial. Me apresure a llegar al lugar donde nos habíamos citado. Llegué media hora antes, ni sabia que pedir, que hacer, era como un estado de incredulidad tal, que casi no llegaba a enfrentarme a la realidad tan excitante que estaba viviendo. Veía su cuerpo en el móvil una y otra vez, reconozco que me excitaba.

Y casi sin darme cuenta, llegó ella. Clavó su mirada en la mía, a pesar de estar lleno el lugar, me reconoció a la primera. Vestía un elegante vestido negro, conjuntado con unas botas con un alto tacón. Enseguida vi como su sedoso pelo se movía con el vaivén de la puerta al cerrarse y se acercó lentamente a mi con un caminar elegante, sugerente. Nos presentamos, me dijo lo guapo que le parecía, por otro lado ella era un verdadero angel.

Le pregunté a la escort de 20 años qué quería tomar…. pero optó por irnos a otro sitio algo más tranquilo. ¿Quieres que vayamos a cenar?. Ella afirmó, “nada me gustaría más, además aquí al lado hay un sitio con un comida fantástica, podemos ir caminando”. Emprendimos el paseo, y no tardó mucho en afirmar, “estás muy nervioso, no tienes por qué”. Yo casi tartamudeó un si, no, digo si, un poco. La escorts sevilla me miró. se detuvo y me tendió la mano. La verdad es que ese gesto me encantó y solo con el tacto de su piel noté una tranquilidad especial.

Llegamos al Restaurante, pedimos rápidamente, los dos queríamos charlar, no importaba ya la cena, sino la conversación. Me sentí cómodo, relajado, acabamos bromeando, en un par de horas ya nos habíamos hecho grandes amigos y compartimos nuestros secretos.

Después de la cena, vinieron unos gin tonic. Me supieron a gloria. Todo era perfecto, pero no podía de pensar en cómo sería follar con una escort de 20 años, tan joven y tierna, la quería en la cama, no me quería hacer a la idea que fuera una decepción. Sin darnos cuentas nos quedamos solos, y cuando reparamos en ello, pedimos la cuenta…. Todo con una complicidad extrema.

Salimos a la calle, y ella no tardó un segundo en volver a cogerme la mano. Recuerdo que se puso frente a mi, y me dijo, “Necesito hacer el amor contigo”. La verdad es que me dejó frío, pero enseguida respondí. Pedí la llave del hotel, ella se apresuró a llamar al ascensor. Todo estaba en llamas, los dos queríamos llegar cuanto antes…

3 Responses to “La joven escort de 20 años (Parte 1)”

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)

Trackbacks and Pingbacks:

  1. Me follé una escort de 20 años en sevilla Parte 2 | Escorts 2000

    […] de mi relato sobre la experiencia de mi vida con una joven escort de 20 años en sevilla. En la primera parte os contaba de cómo conocí a la chica ya habíamos dejado el […]

  2. Lesbianas tocan un pene por primera vez | Escorts 2000

    […] incómoda, casi tanto como aquella vez que una escorts sevilla nos contó su experiencia en su primera cita como escort en sevilla con un cliente. Las chicas estaban nerviosas al principio, de hecho una de ellas dijo […]

  3. Mi asistente es una escort sevilla | Escorts 2000

    […] pero por las mañanas tenia su trabajo de oficina para cubrir sospechas ante su familia, la joven escort les aseguraba que estaba estudiando y tenia un cargo alto en una empresa. Yo hice una cara de […]