Mi asistente es una escort sevilla (Parte 2)

Mi asistente es una escort

En el relato anterior comentaba como había me dado cuenta de que mi asistente es una escort sevilla. Después de habernos besado y haber degustado su coño, yo me tumbé sobre ella sometiéndola, le comencé a morder el cuello, manosear sus pechos y aumentar el ritmo de la embestida, mi asistente era toda una escorts, era una profesional.

Le dije que a mi asistente que cambiara de posición, ella me mira y obedece sumisamente, comienza a cabalgarme, cierra los ojos y veo como en su cara se refleja un gran placer, sus senos se contornean subiendo y bajando, mientras introduzco mis dedos en su culo, siento que está apunto de correrse, logré sentir como sus líquidos bajan por mi polla. Ambos logramos corrernos casi al mismo tiempo y me decía que no había tenido un orgasmo tan intenso desde hace tiempo. “Vas a tener otro” le dije.

La pongo boca abajo para ver nuevamente su enorme culo, redondo y perfecto, Mis dedos lo recorren nuevamente y siento toda su humedad, metí los primeros dos dedos, luego tres y comienzo a calentarla tal y como hice hace unos minutos, escucho como comienza a gemir, me coloco detrás y la penetro fuertemente, sujetando fuertemente sus caderas. Con una mano sujeté su cabello y con la otra comencé darle fuertes palmadas es su culo, el ritmo aumenta, sus gemidos cada vez son más ruidosos.

Le pedí que me mirara mientras la follo, ella sin ninguna queja volteó y pude ver la expresión de mi asistente, la escorts Sevilla. Pude ver como la escort mordía y lamia sus labios con cada embestida que le daba. Me dispuse a comerle el coño en esa misma posición, comienzo a comérsela por completo, mi lengua la recorre de arriba abajo, uno de mis dedos comienza hacer camino en su culo, ella estaba bien lubricada. La escort sevilla me dice: “nunca antes me han follado el culo” y le dije: Tómalo con calma, vamos a probar si está bien lubricado, si te duele mucho lo saco, no te preocupes”

La sumisa de mi asistente no dijo nada más, pasé mi lengua por su culo y me propongo a penetrarla de una vez, traté de introducir mi polla suavemente, comencé empujando y haciendo presión en el culo de la escort, le pedí que se relajara y disfrutara del momento y que mi intención no era lastimaría. Abrí sus nalgas con mis manos, ella estaba mordiendo la almohada, eso me gustó no lo podía negar así que fui entrando en su apretado culo poco a poco hasta meterlo más de la mitad, luego comienzo a sacarlo y meterlo.

El ritmo era despacio para que no le doliera, hasta que pude penetrarla por completo acelerando el ritmo de las embestidas, ella gime mucho más fuerte de lo habría podido gemir antes, estaba enloquecida. Sentí que me estaba por correr, toca mi descarga quedó dentro de ella, mi cuerpo tiembla por tremenda la corrida tan grande, no fue la ultima follada de la noche, continuamos casi toda la noche hasta que ambos nos quedamos dormidos, totalmente exhaustos después de una noche tan intensa. Al menos no tendríamos que ir al siguiente día a la oficina.

No dejaba de pensar en el que de que mi asistente es una escort sevilla, era un pensamiento que iba y venia, sólo pensaba en las veces que follaríamos, esto no iba a ser algo de una sola noche. Sabia que no seria la ultima vez que follaríamos, probablemente iba a follarme de nuevo el hermoso culo de mi asistente.

One Response to “Mi asistente es una escort sevilla (Parte 2)”

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)

Trackbacks and Pingbacks:

  1. Follé con mi cuñado. | Escorts 2000

    […] trabajando como escorts sevilla para pagar mi estudios, era una escort universitaria, una joven escorts Sevilla dispuesta a todo. Nunca lo tuve muy clara, siempre noté que mi cuñado me miraba de una forma […]