Mi primera vez con una escort Sado

“El primer bondage con una escort sado”

Lo que les contaré continuación será mi primera experiencia en el mundo del BDSM con una escort sado en Sevilla. Era la primera vez desde mi divorcio (2 años) que volvía a mis andanzas con escorts y vaya que fue una manera muy interesante de volver al ruedo.

Fue la noche de un viernes un bar de Sevilla con unas cuantas copas encima que decidí a recurrir a un viejo habito, ante la desesperación, despecho y por su puesto, varios meses sin saber lo que es follar un buen culo comencé a buscar escorts en Sevilla y encontré muchísimas escorts guapas, escorts rubias, escorts jovenes, después de buscar por unos 30 minutos me topé con una bellisíma escort latina en Sevilla, con unas curvas de en sueño con unas tetas y un culo perfecto. Decidí llamarle para quedar ese mismo día.

Relato de una experiencia increíble con una Escort BDSM

Pasadas las 22h recibí un mensaje de la escort que decía la dirección (un barrio en el centro de Sevilla), en donde nos veríamos, a eso de las 23:30  ya estaba en el lugar de encuentro con ansias de probar un coño latino. Subí las escaleras rápidamente con una erección a medio camino al tocar la puerta allí estaba ella, una escort morena, esbelta de ojos verdes, era la escort latina más hermosa que había visto. Charlamos un poco, me dijo que su nombre era Mary, que era su primer cliente en Sevilla porqué acababa de llegar, al parecer era una escort Mallorca.

Comencé a quitarme la ropa desesperadaamente mientras ella estaba sentada al otro lado de la habitación viéndome con atención. Me acerque a ella y le dije que me la chupara, ella se levanto de la silla y me gritó “Ve a bañarte” con un tono de voz muy elevado,  “Quiero tenerte limpio en 5 minutos.” La mire un poco desconcertado pero entendí que estaba tomado y había sido una larga jornada en trabajo.

Mi primera vez con una escort Sado - Escort en Escorts2000

Al salir de la ducha había perdido la erección pero no las ganas de follar con Mary, la escort latina. Allí estaba ella senda en la cama con varios juguetes, vestida de látex, como si se tratase de una dominatrix; me quedé pasmado frente a ella y le dije que nunca había practicado eso del sado nunca antes. Ella me miró fijamente y dijo “Hoy será tu primera vez, yo haré que te olvides de tu puta mujer”. Caminé hacia la cama y me acosté a recibir una de las mejores mamadas que había recibido en la vida me preguntaba si todas las escort sado o escorts latinas serian así de calientes y tan buenas con la boca…

Después de chupármela, Mary se quitó la tanga y me ordenó que me atara a la cama y que me ponga donde me correspondía, un poco nervioso y apresurado me até a la cama, la escort tomó las llaves y la puso entre sus tetas, la escort se montó sobre mi polla haciendo movimientos lentos placenteros, acelerando el ritmo de cuando en cuando hasta hacerme acabar dentro de ella, su orgasmo y el mio fueron uno solo, el placer de haber gozado el cuerpo de la escort sado fue imposible de describir.

Mary tomó las llaves de los ganchos para liberarme, yo estaba listo para otro round con la escort de Sevilla que me inició en el sado y el shibari. Mary me dijo que me pusiera sobre las rodillas dándole la espalda lo primero que pensé fue “Que no me vaya a meter el dedo en culo, por favor”  la escort se me acerco y me dijo al oído “Esa era exactamente la postura en la que deseaba tenerte”, La joven escort ya estaba cachonda y no tardo en darme una buena palmada  mi izquierda y derecha, la escort sado (como me gusta llamarle desde entonces) enseguida repitió el movimiento una y otra vez hasta el cansancio, al ver mi expresión de satisfacción tomó una fusta de una repisa y comenzó a darme varias veces más, ya con la polla erecta quise volverme y penetrarla a la fuerza, ahí fue cuando golpeó mi rostro con su mano gritando “¡No he terminado, insolente!”, la escort sado tomó unas cuerdas y realizó un tipo de bondage con ellas, comenzando a rodearlas desde mis puños hasta mis pies,  la parte superior de mi torso ya estaba inmovilizado y mis brazos estaban tras mi espalda, me relajé cuanto pude, sintiendo el abrazo y el roce áspero de la cuerda, finalmente dispuesto a que la escort borrara de mi memoria a mi ex-mujer con las marcas de fuertes e interminables azotes.

Desde aquel día la escort y yo repetimos el encuentro en Sevilla unas 3 veces, dos de esas yo como el amo y ella como la escorts sumisa disfrutando de nuestra reunión BDSM.

One Response to “Mi primera vez con una escort Sado”

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)

Trackbacks and Pingbacks:

  1. La joven escort de 20 años (Parte 1) | Escorts 2000

    […] varios dilemas morales decidí aventurarme, decidí que merecía follar a una escort de sevilla, merecía algo más que quedar con mis compañeros de la oficina para ir a tomar cubatas […]