Relato erótico: El aniversario de una escorts navarra 2

El aniversario de una escorts navarra 2

Esta es la continuación de nuestro relato erótico El aniversario de una escorts navarra, “Tan hermoso”, que respiraba. El relato que lleva el título de “El aniversario de una escorts navarra” cuenta como la noche se había convertido en una experiencia única llena de lujuria y pasión en donde la escorts navarra revivió sus mas grandes recuerdos en aquella epoca que hacia como escorts sevilla y escorts en navarra.

“Mmm, y la vista no es tan mala tampoco,” dijo.

Caroline se dio la vuelta para enfrentarse a él, rodando los ojos. “Usted hace que la broma cada vez. ‘

“Y todavía quiere decir que sea. Incluso cuando se hace rodar sus ojos alrededor de esa manera. Pero ahora que he roto sus ojos lejos del cielo hermosa noche, ¿puedo interesar a la dama en un poco de champán?

Se metió los dedos en la parte delantera de sus pantalones, admirando su fuerte línea de la mandíbula como luchado por el corcho de la botella. Aunque ella siempre se las arregló para abrir con mayor facilidad, era todo acerca de estas pequeñas tradiciones.

Con un chillido final y oposición, tiró el corcho de un lado y le dio su mejor ceja levantada Sean Connery. “Me parece haber olvidado las gafas, mi querida niña. Vas a tener que abrir bien’.

La ex escorts navarra cerró los ojos y levantó la boca abierta expectante, preparándose para el afilado dulce aroma de las burbujas en la boca, era algo digno de el aniversario de una escorts navarra.

En su lugar, unas gotas golpean sus labios mientras que un flujo constante golpeó la barbilla y recorrió su pecho, empapando la parte superior de su blusa.

Brian! “Jadeó ella, olvidando por un momento para susurrar.

“En ella, se pierda. Muchas disculpas; no se puede imaginar cómo sucedió. “Sin perder el ritmo empezó a desabrocharse la camisa y ruidosamente a besar y lamer su camino desde la clavícula hasta el esternón. Todo el camino que siguió a la mitad de su pequeña figura, ahora temblando de la risa, hasta que él estaba de rodillas a sus pies.

Ella juntó las manos detrás de la cabeza y miró hacia abajo en sus grandes ojos marrones, que parecían más dañino de lo habitual.

‘Bien Por Dios, ahora que estoy todo mojado, “comenzó ella, doblando-con sólo un poco-a unirse a él en el suelo.

“Espera sólo un segundo.” Llegó entre las mantas y sacó una pequeña caja de negro. La colocación del champán abajo, él movió la caja abierta y la sostuvo en alto para ella. ‘Tengo algo que me gustaría proponer.

En la escasa luz, todo Caroline podía ver dentro de la caja había una banda gruesa de oro.

Brian, eso no es un anillo es? Recuerdas que estamos casados, ¿verdad? ‘

‘Mientras me casaría de nuevo 50 veces más, no, esto no es un anillo. “Miró hacia abajo y comenzó a hurgar en la caja. ‘Déjame entiendo …’

La levantó triunfalmente como empezó zumbido. “Alguien ha estado dejando su navegador abierto. Puedo captar la indirecta.’

“No sé lo que estás hablando,” comenzó ella, tirando de su skirt.

‘Mhhmm, es así? Hmmm -murmuró, boca amortiguada contra su muslo interior suave. Con ambos brazos ahuecamiento la parte posterior de sus piernas, él siguió expresando su incredulidad; primero a lo largo de su muslo izquierdo, a través de su delicada hendidura, y luego hacia abajo de la derecha.

Que sobresale la barbilla firmemente bajo ella, él la miró a los ojos, medio cerrados de placer mientras se apoyaba contra la pared y se agarró la parte posterior de la cabeza con el otro brazo.

‘Después de una investigación exhaustiva, tengo que encontrar sus reclamos de inocencia para ser señora completamente falsa “.

“Shhh. Cállate, “ella se rió y empujó suavemente la cabeza hacia ella. Su lengua obligado, plana y empujar hacia adelante a lo largo de ella, luego se encrespa hacia atrás mientras tiraba de él hacia arriba a su clítoris. Ella se estremeció y se puso una rodilla sobre su hombro mientras se adentra hacia adelante y hacia atrás, haciendo una pausa cada vez más tiempo para chupar suavemente mientras ella gemía y se retorcía en sus manos.

Con el borde afilado del juguete, comenzó a entrar en su superficialmente, cada vez que dejar que quedarse por sólo medio segundo más.

“Por favor,” dijo ella, agarrando su cabello sin tirones ya suaves.

Complaciente, le mordió suavemente en su muslo mientras la inserta y admiró el brillo del oro contra su piel rojiza. Se puso de pie, sus dedos presionando en su lugar de dentro y observó mientras se retorcía contra las vibraciones.

Ella lo atrajo hacia él; elevación de la pierna a su alcance para instarle más profundo. Con la otra mano a tientas su deshacer su cinturón, con una mueca de frustración.

Él se rió y la soltó, deshaciendo su cinturón lentamente mientras se explora sensaciones del juguete contra sí misma. Ella movió sus ojos hacia su pene, una invitación y un desafío. Con un agarre suelto se pasó la mano hacia arriba y abajo de su eje, disfrutando de su espectáculo tanto como la de ella.

“Date la vuelta,” su voz ronca por el que desee más que el esfuerzo para estar tranquilo.

Ella dio un lento, a su vez burlona y pegado su culo hacia él, usando su mano ahora para moler contra el ambiente con una lenta y deliberadamente burlas.

Dio un paso hacia la ex escorts navarra y levantó las caderas, entrando en ella con tanta prisa que apenas registrando su gemido profundizado. Cada compresión parecía para enviar ondas de choque por la parte inferior de su pene ya lo largo de todo su cuerpo. Sus brazos izquierdos entrelazados en la parte superior de la cornisa, que utilizan para el apalancamiento que sus manos derechas unidas tanto en su concha. Sus respiración irregular se potencia excesiva, el sonido del tráfico desde abajo, y gemidos de Caroline parecía envolverlo en la sensación de ella; que era imposible reconocer la existencia de nada sino a sí mismo dentro de ella.

‘Hey, ¿hay gente ahí arriba?’

Ambos se congelaron, sangre tronando en sus oídos con el sonido de una voz extraña desde abajo.

“Creo que hay gente follando en el techo,” vino una segunda voz.

‘Probablemente sólo algunos niños de la universidad. Usted recuerda que siendo esa edad ‘.

‘Apenas’ Sus carcajadas se desvanecieron y Brian besó el cuello de Caroline.

‘Tienen razón ustedes saben. Estamos actuando como niños ‘.

“Bueno”, murmuró de nuevo. “A nuestra edad, lo dudo. Escucha como nos llama esa botella de champán.

Así fue como terminó la noche de sexo en el aniversario de una escorts navarra.

 

2 Responses to “Relato erótico: El aniversario de una escorts navarra 2”

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)

Trackbacks and Pingbacks:

  1. ¿Sexo en exceso? | Escorts 2000

    […] 5 razones por la que los hombre las prefieren maduritas Relato erótico: El aniversario de una escorts navarra 2 Sexo en la playa o en lugares húmedos Mitos del sexo según ellas […]

  2. Dormir después del sexo | Escorts 2000

    […] “Creo que es una reacción normal después de un encuentro apasionado, pues el cuerpo se relaja y trata de compensar la energía utilizada en una actividad vigorosa, además de que se necesita gran confianza entre ambas personas para poder dormir después del acto” Ale, escorts Navarra. […]