Sexo en el gimnasio con mi entrenador

Sexo en el gimnasio

Esta es la historia de como tuve sexo en el gimnasio con mi entrenador personal… A principios de año tome la iniciativa de apuntarme en un gimnasio de sevilla, siempre he tenido un cuerpo natural espectacular: piernas largas, cintura pequeña, senos medianos y unas nalgas que predominan por sobre todo. Mi entrenador personal era Luis, un hombre musculoso y divertido que, aunque era atractivo, no me gustaba nada, nunca me han gustado los hombres con demasiado músculo ni con tanto cuidado personal como él.

Normalmente solía ir por las noches pero por cuestiones del trabajo debí cambiar para el horario de la mañana. En el gimnasio solo habían 3 personas que al cabo de 20 minutos de estar allí las dos personas se fueron, por lo que mi entrenador y yo quedamos solos, el se quedó a un lado para observar como hacia mi rutina.

Yo continué con lo mio pero no podía parar de mirarlo, era un chico guapísimo. Yo imaginaba como me pudiese follar el tío, bien duro y yo gritando de placer, así como una de esas escorts sevilla Al tiempo comencé a mojarme y ya no aguante mas. El estaba tumbado en una camilla descansando pues el también acababa de terminar su rutina y fui, y comencé a acariciar su bulto el cual empezó crecer enseguida con lo cual comprobé que no me sacaría a patadas, sino que seguiría mi juego. El comenzó a acariciarme los pechos y mis pezones cada vez mas duros.

Me subí encima de el y comencé a moverme frotando su polla con mi coño, aun vestidos los dos. Luego comenzó a quitarme la ropa hasta q quedamos los dos desnudos… Yo no paraba de mirar su cuerpo, ¡Qué cuerpo! Él comenzó a chuparme mi coño… Primero los labios, bien despacio luego mi clítoris. hasta que llego al interior con su lengua. Y yo sentía como me follaba con ella y se sentía riquísimo.
Yo estaba gimiendo de placer y luego comencé a gemir más y más fuerte cuando su dedo se introducía en mi culo, y se movía dentro…

De repente exploté y llego mi primer orgasmo. Sin darme un tiempo para descansar lo senté en la camilla y comencé a chuparle su enorme polla. primero los huevos, bien despacito, sus piernas, sin llegar a tocarla. entonces levante la vista y con una cara de sufrimiento me dijo: “por favor quiero que te la metas entera en la boca, pero ya, porque no me aguanto”. Yo muy complaciente cumplí su deseo comencé a chupársela como creo q nunca se la chuparon. Bien fuerte, bien duro, sus gemidos eran cada vez mas intensos y cuando estaba a punto de acabar me saco. Yo esperando obviamente q me penetrara para así volver a terminar, pero no.

Mi entrenador se inclino contra uno de los aparatos del gimnasio y comenzó a lamerme el culo, me metía la lengua mientras con una mano me masturbaba. Primero lento, luego fue aumentando el ritmo, y mas y más y más y más!!! hasta correrme por segunda vez. Luego busco una de las pesas y la desarmo para sacar el caño q las sostiene y así de espalda me metió su rica polla en mi coño y el caño de la pesa en el culo. Era la primera vez q practicaba el sexo anal y estuvo buenísimo. Una mezcla de dolor y de placer. Fue acelerando el ritmo y me follaba bien fuerte, sus huevos chocaban contra mi de una forma… Y se caño entraba y salia d mi culo. sentía como se juntaban dentro mio. Me follaba bien fuerte hasta que me corrí una vez más y el se corrió dentro de mi, fue placentero… Siempre recuerdo ese día cuando tuvimos sexo en el gimnasio, me sentí como una puta, me sentí como una escort de sevilla, fue una experiencia maravillosa.

No puedo esperar para volver a entrenar con él mañana y seguir teniendo sexo en el gimnasio y tener muchos orgasmos con mi entrenador.

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)