Sexo en el metro de sevilla

Sexo en el metro

Ya eran las 2am de sábado e iba de camino al piso con una escort de sevilla, fue mi primera experiencia teniendo sexo en el metro. Cuando llegamos a la nos subimos al metro, estaba totalmente vacío salvo por un tío borracho al final de vagón, la escort sevilla que me acompañaba era despampanante, no podía quitarle la vista de encima, ni a sus tetas ni a sus piernas, quería tener sexo en el metro con ella.

 A pesar de mi deseo, jamás pensé que pudiera tener sexo en el metro con la escorts sevilla, nunca antes había tenido sexo en publico y mucho menos había tenido sexo en un metro o algo que no fuese una habitación.  Al poco tiempo ella comenzó a tocarme la polla, no hablábamos pero nos dijimos muchas cosas con miradas.

Mi inexperiencia hizo que intentara hablarle pero me calló con un dedo y me besó, primero tiernamente, me abrazó por el cuello y actuaba como mi novia hasta que la puerta se cerró. La gente comenzó a ocupar los diminutos espacios vacíos y nosotros quedamos reducidos a una esquina íntima. Ahí su lengua conoció la mía y sentí su mano acariciando mi pene, que se iba endureciendo cada vez más.

Me preguntó al oído si todo eso era por ella, asentí, y mordió mi oreja, luego me besó en la mejilla y continuó por el cuello mientras bajaba el cierre del pantalón y sacaba mi polla. Cuando lo vio y lo tomó, me miró con perversión y  entonces la escort de sevilla comenzó a masturbarme. Su mano helada me excitaba aún más.

Estábamos muy juntos, yo comencé a tocar sus tetas por encima de la blusa, luego por debajo, las movía, las apretaba y jugaba con sus pezones hasta ponerlos duros y, entonces, bajé mi mano y acaricié su sexo por encima del pantalón. No traía nada debajo de su falda y, si no hubiese sido negra, se habría manchado con lo húmeda que estaba.

De pronto paró, se volteó, giró su mano, agarró mi pene y lo hizo rozar con su culo. Entonces reaccioné, intenté bajar sus pantalones, pero se negó, así que comencé a refregarme en su culo, ella se movía suavemente, yo agarré sus nalgas, pasaba mi pene hasta llegar a sentir su sexo, donde ella se tocaba. Ella murmuró “no aguanto más”, miró rápidamente hacia todas las direcciones, se bajó un poco los pantalones y con su mano metió mi polla en su coño y ahí estábamos, teniendo sexo en el metro de sevilla

Pegó un grito ahogado, se sacó la bufanda que aún traía colgada como estola, me la ató a la boca, luego tomó mis manos, una la dejó en su cintura y la otra la llevó a su boca. Comencé a penetrarla fuerte y duro, yo escuchaba sus gritos resentidos, mi cuerpo se movía solo como una máquina, ella me mordía los dedos y botaba pequeños y leves gritos de placer, yo hacía lo mismo pero no se escuchaba. Nos movíamos a ritmo, podía ver su culo chocar chocando conmigo, ella estaba afirmada de la pared del metro.

De pronto, voltea su cara y me dice: “nos bajamos en la próxima estación, podemos continuar en el hotel…”

One Response to “Sexo en el metro de sevilla”

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)

Trackbacks and Pingbacks:

  1. Sexo oral: Tips para complacer a una mujer | Escorts 2000

    […] tecnicas o tips para complacer a una mujer? No hay mujer a la que no le guste el sexo oral, pero sólo si lo sabes hacer bien. Complacer a una mujer no es tan dificil si sabes donde tocar, […]