SEXO EN LA OFICINA

 ¿Está bien o está mal? ¿En dónde hacerlo? ¿A qué hora? ¿Será con tu pareja o simplemente una aventura entre compañeros de trabajo?

 Os dejamos unos consejos a tener en cuenta:

– Cámaras de Vigilancia. Muchas de las oficinas hoy en día instalan estos dispositivos como medidas de seguridad, así que te propongo que las identifiques bien para evitar que tu encuentro quede registrado. ¡Ojo! Generalmente se encuentran en las salidas y las entradas.
– Visualiza el lugar ideal. Ya teniendo identificadas las cámaras de vigilancia es mucho más sencillo saber dónde sí y dónde no poder dar rienda suelta al amor. Algunos sitios: El baño, el cuarto del conserje, o debajo del escritorio si tienes una oficina para ti solo.
– La ropa, un factor importante. Debes utilizar algo que sea fácil de quitar y colocar de nuevo, por ejemplo, el ir sin ropa íntima puede ahorrar valioso tiempo. Además el maquillaje puede hacer una mala jugada, retíralo o haz que ella retire el más posible antes de…
– Aléjate de la gente. De esta manera podrás mantener tu “secretito” a salvo. Te recomendamos que utilices la grabación de una conversación entre tú y tu pareja a volumen alto para que nadie sospeche lo que está pasando dentro de la oficina.
– No dejes evidencia. Olvídate de coquetear por el correo electrónico de la empresa y siempre asegúrate de que las cosas queden en el lugar en el que estaban.
– Actúa con serenidad. En la oficina no hagas contacto visual ni físico. Y ten mucho cuidado de los chismosos, recuerda que con solo un vistazo notan cualquier cosa fuera de lo normal.
– Revisa tu atuendo. ¡No lo pases por alto! Revisa tu ropa y la de tu compañero/a antes de salir y regresar al sitio de trabajo. Pon especial atención en los botones, el maquillaje y el peinado.
– Niégalo todo. Enfócate en ser excelente en tu trabajo y así evita cualquier inconveniente.Si alguien anda comentando que te vio con esa persona en alguna situación nada favorecedora, limítate a decir que nada es cierto,si no tienen evidencia, nadie puede probar lo contrario.

– No confíes en nadie. Hasta tu compañero más cercano puede ser una olla a presión a la hora de guardar tu pequeño secreto. Una vez que explote nunca será igual en la oficina. 
– Revisa las políticas. Es una de las principales cosas que debes hacer antes de tomar la decisión de hacerlo en la oficina, pues si te llegan a cachar puedes incluso, perder tu trabajo. Investiga y toma siempre en cuenta las posibilidades antes de decir “si”.

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)