Sexo guarro con una escorts en Navarra

Sexo guarro con una escorts en Navarra

Sexo guarro con una escorts en Navarra es lo que me ha tocado vivir esta pasada noche. Me llamo Eric, sevillano de sangre, Vasco navarro de sentimiento. Tengo 34 años y llevo viviendo en Navarra desde los 18. Me vine a este hermosa tierra huyendo de la adolescencia. Había perdido el control de mi vida y no tenía más que problemas con mis padres por culpa de las putas drogas. En mi tierra el trabajo escaseaba y sólo trabajaba alguna temporada en el campo, como jornalero. Lo mío nunca fue estudiar y si no lo haces, es lo que hay. Todo el día en la calle maleando y teniendo contacto con lo que no lo hay que tener. Eso fue lo que me obligó a cambiar de aires.

En Navarra, no me costó ni un solo día encontrar trabajo como peón de la construcción, que es a lo que me he dedicado hasta el año 2009, fecha en que la crisis hizo cerrar la empresa en la que trabajaba. Ahora, estoy en una fábrica de alimentación y me siento muy feliz. No tengo pareja y eso me permite ir de flor en flor o de escorts en escorts, sin tener que rendir cuentas a nadie. Sexo guarro con una escorts en Navarra - Escort en Escorts2000

Esta pasada noche, viví una aventura que no creo que vuelva a repetir ni borracho, pero aguanté como un campeón por los 150 €uros que me había cobrado la escorts por una relación Sado. No se si lo que hizo era sado, o me engañó por novato y lo que tuve fue Sexo guarro con una escorts en Navarra. Todo comenzó bien, me ató de pies y manos. Me puso un antifaz y lo único que me decía era lame aquí, chupa esto perro flaco. Escuchaba como me escupía y el impacto de sus japos en mi cuerpo, a la vez que con no se lo qué, acariciaba y azotaba despacio mis genitales. Yo seguía atado y me puso a cuatro patas, cuando se montó encima mía como si yo fuera su caballo y comencé a sentir como se orinaba en mi espalda. Poco después salió del dormitorio, diciéndome que iba a por la comida para mi, su perro, su sumiso, su ignorante. Volvió a entrar y se colocó detrás de mí, sintiendo como penetraba mi culo con un consolador. Eso me gusta y fue el momento en el que realmente comencé a disfrutar. Mientras me follaba, escuché cómo dejaba un bol delante de mí y me ordenó comenzar a comer. Al agachar la cabeza y acercarla al bol, olí y sentí que lo que ella me había puesto delante mía para que yo comiese era mierda y de la mala ostia ¿qué hice?, pues me giré ordenándola parar. Ella paró y me soltó. Le dije si eso era sado o sexo guarro con una escorts en Navarra, indicándole que el juego se había terminado. Le bajé las bragas, me puse un preservativo y me corrí follándola como un bestia sin piedad. Para días contrato algo similar, soy Sevillano, de sangre caliente y cachondo, pero lo que yo viví esta pasada noche, no es para mí.

Sexo guarro con una escorts en Navarra

Compre sus productos y juguetes eróticos AQUÍ

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)