Sexo oral en el viaje de Barcelona Pamplona

Sexo oral en el viaje de Barcelona  Pamplona

Una nueva experiencia de Sexo oral en el viaje de Barcelona  Pamplona en el tren. Había bajado a Barcelona a ver el partido de fútbol Barcelona celtic. El martes coji en tren a las tres de la tarde de Pamplona y en tres horas y media estaba en la ciudad condal. El miercoles me había cojido fiesta para aprovechar la madrugada y el día en Barcelona. Es un viaje que hago un par de veces al año, para ver al mejor equipo del mundo. Sexo oral en el viaje de Barcelona  Pamplona - Escort en Escorts2000

El partido como todos sabemos fue un espectaculo, un gran equipo con un Messi extraterrestre y Neymar brillante. Una manita y media que les cayeron y a disfrutar. Después del partido me fui a tomar unas copas, pero no encontré un ambiente como para mi. Me marché al Bagdad a ver un show erótico con una buena copa en la avenida del paralelo. Allí estuve muy agusto, pero salí muy excitado. De camino al hotel, para en un club de alterne. Volví a tomar una copa pero me quede con las ganas de tener sexo. La chica que me había gustado físicamente y deseaba follar estaba ocupada con otro cliente, así que me fui a dormir.

Ayer miércoles al despertar  y desayunar, me marché a recorrer Barcelona como turista. Es lo bueno de ir solo, que nadie te marca tiempos ni deseos. La verdad, que aunque haya visto muchas veces la ciudad, me gusta y no me aburre y pase el día muy entretenido.

2000SEXSHOP.COM

A las 18:40 horas de la tarde, salía mi tren con destino a casa, Pamplona. Es el último tren del día, al que me subí con casi veinte minutos antes de partir. Me marché a la cafetería del tren y me pedí una cerveza, poniéndome a leer del periódico de Navarra. Mientras leía, medio entable una conversación con una mujer que tomaba café viendo una revista. Llegó la hora, y con el tren ya en movimiento me marché a mi asiento. Vagón 3 fila 18A. Una vez allí, me llevé la sorpresa de la coincidencia de que mi compañera de viaje era la misma mujer de la cafetería. Nos pusimos hablar, con bastante feeling. Su destino era Zaragoza y según viajabamos no quería llegar. Recordaba la excitación del día anterior y mi mente deseaba sexo con esa desconocida mujer. Forcé la máquina y subí el calor de la conversación.

En cosa de veinte minutos conseguí besarla. Parecíamos dos adolescentes, yo la besaba pero mi intención era llevarla al baño donde acariciarla mucho más. No sabía como decírselo, me daba mucho palo y no encontraba en momento. Pasamos Tarragona y Lleida, entrando en la recta final de un desliz amoroso fugaz. En un momento determinado y mientras nos besabamos, me dijo que se iba al baño hacer pis. Yo en mi asiento pensé, esta es la única oportunidad, acercándome al baño y esperándola fuera.

Sonó el pestillo que era retirado, y sin dudarlo, al ver que abría la puerta, me introduje en el baño junto a ella. Lo primero que le pregunté fue si molestaba y al decirme que no, me avalance ante ella besándola con mucha excitación y pasión. Me pregunto si llevaba preservativo y le dije que no. Ella tampoco llevaba y por precaución desestimamos realizar penetración.

2000SEXSHOP.COM

Comencé acariciar su coño por dentro del pantalón, cuando ella me lo bajo y comenzó a comermela. Era increíble, sexo oral en el viaje de Barcelona  Pamplona con una chica recién conocida. Eso sí que era realizar una fantasia. Yo no podía tocarla bien, su pantalón me apretaba la mano y el pequeño espacio no nos permitía movernos. Ella me estaba haciendo una mamada perfecta, cuando sentí que me iba correr. Le dije que me corria y me dijo que lo hiciera en el lavabo. Me aparté y me termino el francés con un brutal y maravilloso manual.

Ella al terminar salió de aseo y yo me quede respirando y disfrutando del momento mientras me limpiaba y limpiaba el lavabo. Al salir y dirigirme a mi asiento, tuve la sensación de que todos los presentes se habían percatado de lo ocurrido. No se si era cosa mia o no, pero asi lo sentia yo. Desde ese momento y con cuatro besos más que nos dimos, ya mucho más agridulces, deseaba llegar a Zaragoza y perderla de vista. Fue egoísmo puro del que me arrepiento, pero que la gente mirase con risas no me gusto nada. Al llegar a Zaragoza, nos dimos los números de teléfono y con un beso cariñoso se marchó.

Yo con un cuerpo de satisfacción total, espere sentado en mi asiento la entrada en Navarra y posterior parada con bajada en Pamplona.

Sexo oral en el viaje de Barcelona  Pamplona

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)