UN AMIGO Y SU PAREJA

UN AMIGO Y SU PAREJA

Ayer me levanté para ir a trabajar como todos los días, era un día más en mi rutina. Todos los días cumplo mi jornada laboral y al terminar entro en el gym que tengo debajo de las oficinas donde trabajo. Soy ingeniero informático desde hace tres años y hace dos meses cumplí mis 26 añitos. Cuando terminé ayer en el gimnasio y me marché a la ducha, tenía una llamada y un wasap de un amigo mio, invitándome  a salir a dar una vuelta y echar unas cervezas; como no, acepté el salir de marcha. Para mí era un jueves más, de los tantos que he salido (sobre todo cuando estaba en la facultad, día en el que aprovechábamos para salir e intentar ligar con alguna chica).

Pero realmente, no fue un día más, ¡fue la leche! Quedamos el la calle Tuset, en el Gatspy, donde se concentra muchísima gente que sale de fiesta: chicas muy pijas, adineradas, que buscan chicos similares a ellas (no como yo; pero siempre te puedes tirar el farol cambiando la zona en la que vives, el vehículo que tienes… lo malo de eso es que si cae alguna, la tienes que llevar a un hotel para que no se entere de la realidad).

Eran las 22::00 horas cuando nos encontramos y tomamos una cerveza en dicha zona, hora tranquila y sin mucha gente en esos momentos. Mi amigo estaba con su pareja, que se había apuntado a salir de fiesta con nosotros. Es una chica encantadora, con la que se puede disfrutar al máximo por saber comportarse como una verdadera amiga y no como la típica novia acaparadora que no deja respirar. Mientras tomábamos la cerveza estuvimos hablando de varios temas, entre ellos, de la apertura de la feria del salón erótico de ese mismo día. Medio en cachondeo medio en serio, decidimos acercarnos a dar una vuelta y ver el ambiente que se respiraba por allí. La verdad es que se celebra todos los años pero yo nunca había tenido curiosidad o deseo  de ir o de ver lo que se expone en dicha feria.

No me hizo mucha gracia pagar los 20 euros de entrada que nos pidieron por la hora que era, sabiendo que cerraban a la 01.00 horas y no podríamos disfrutar mas que de dos horas aproximadamente; pero bueno, una vez allí, no hubo otra que aceptar. No hicimos mas que entrar y en un momento teníamos en la mano unos cuantos flayers de empresas relacionadas con el sexo, algunas con expositores allí presentes, entre ellos esta web de escorts, en la que hoy  estoy escribiendo y que hasta el día de ayer era desconocida para mí. Nunca había visto algo semejante a lo que mis ojos comenzaron a ver nada mas entrar, era como un sueño hecho realidad, como el paraíso de los paraísos, todas las fantasías que a un hombre o mujer se le han pasado por su mente alguna vez, allí presentes: sexo en vivo entre dos preciosas chicas, tríos, sexo gay, sadomasoquismo, parejas manteniendo relaciones sexuales ante mi, besos apasionados, llenos de excitación entre amig@s o parejas, pechos al descubierto por todos los lados, culos, coños de todos los colores, peludos y rasurados… ¡era la leche! puterío, vicio en definitiva. A los pocos minutos de estar allí mi cuerpo subió de temperatura, alcanzado una excitación totalmente diferente a todas sentidas hasta ese momento, desconociendo si se podría tener sexo en ese mismo lugar con alguna de las chicas que paseaba enseñándolo todo. En poco rato mi amigo y su pareja  comenzaron a  besarse con mucha pasión y excitación, dándome cuenta de que no era la única persona a la que eso le estaba sucediendo;  empecé a sentir envidia sana por mi amigo. Me empecé a poner malo al ver que yo no podía apagar el fuego que había prendido en mi interior y viendo como mi amigo y su pareja en llamas también, controlaban el fuego que los envolvía, no aguantaba más y les comenté que por motivos personales tenía que visitar el servicio para rebajar la tensión que mi cuerpo había generado. Entre risas y para mi asombro, la chica de mi amigo respondió que ella y su pareja también lo harían. Mientras íbamos los tres al servicio, yo no daba crédito a lo que iba a  suceder; no me creía que mantendría una relación sexual con mi amigo y su pareja… ¡mi primer trió!  Pero eso es lo que había entendido o había querido entender. Al llegar al baño, me invitaron a entrar con ellos en el servicio de mujeres, con la condición de que yo hiciese lo que quisiera, pero que no interactuara entre ellos, condición  que acepté. Entonces, ella, le empezó a comer la polla como si fuera la ultima vez, con una fuerza y una excitación brutal, eso eran ganas y lo demás cuento. Yo me empecé a masturbar como si estuviera viendo porno en mi propia casa, con la diferencia de que los actores eran conocidos y que se habían salido de la caja tonta, algo que aumentaba mi excitación considerablemente. No puedo decir más, sólo que fue la mejor paja que me he hecho en la vida, viendo follar a mi amigo y su pareja.

Sin Comentarios... ¡Escribe Uno!

Sé el primero en unirte a esta conversación.

¡Danos Tu Opinión!

  • (No será publicado)